MEDITACIÓN ZEN

Conócete profundamente, ésta es la lección del Zen

El Zen no puede enmarcarse en un concepto, ha de ser practicado; es, esencialmente, una experiencia. Estar presente en cada gesto, concentrarse en el Aquí y Ahora, comprendernos a nosotros mismos y encontrar el verdadero yo, ésta es la lección del Zen. La práctica del Zen nos permite eliminar el sufrimiento. ¿Cómo se consigue? Superando la causa del sufrimiento: el apego a los objetos, a las emociones y a los conceptos.

La palabra Zen viene del chino Tch’ an que procede del sánscrito Dhyana y se traduce por concentración, meditación sin objetivo.

El secreto del Zen consiste en sentarse, sin finalidad alguna ni espíritu de provecho, en una posición de gran concentración. La práctica del za-zen (meditación sentada) es fundamental en el Zen. Si se ejercita cotidianamente es muy eficaz para la liberación de la conciencia y el desarrollo de la intuición. El za-zen no sólo desprende gran energía, sino que pone nuestra mente en calma, sin complicaciones y sin miedo. Su fin es únicamente concentración en la posición, en la respiración y la actitud del espíritu.

La enseñanza del Zen y su transmisión tienen lugar en un dojo y es importante asistir regularmente para poder profundizar en la práctica.

Las artes marciales y el Zen tienen en común la creación y la concentración de la energía igual que la concentración en el Aquí y Ahora. Cuando se abre la mano, se puede obtener todo. Si se cierra la mano, no se puede recibir nada.

Meditacion Zen en Barcelona

Estudiar el Camino de Buda es estudiar el yo, estudiar el yo es olvidar el yo, y olvidar el yo es ser iluminado por las diez mil cosas.

– Maestro Dogen